Asertividad Emocional: Una Herramienta Clave para el Bienestar de los Adultos Mayores

Dicen que la clave de una buena relación, sea de cualquier índole, es la comunicación pero ¿Cuántos de nosotros sabemos comunicarnos apropiadamente? ¿Cuántas veces has sido asertivo y le has dicho de manera clara y empática a la persona de al lado lo que en verdad requieres? Justo este es uno de lo problemas principales en las relaciones interpersonales y en mucho de los casos es por falta de asertividad emocional pero ¿qué es eso?

¿Qué es la asertividad emocional?

Es una habilidad de la comunicación que va ligada a la inteligencia emocional. Contrario a la codependencia, esta capacidad nos ayuda a expresar nuestras necesidades, deseos, sentimientos y más, de una manera clara y directa, sin afectar a los demás, respetando tanto tus derechos como los de los demás, es decir, saber comunicarnos de manera efectiva y firme y al mismo tiempo empática y respetuosa.

Asertividad Emocional en adultos mayores

Como lo mencionamos anteriormente, para muchos de nosotros saber comunicar lo que necesitamos y queremos es muy difícil y, para una persona mayor, lo puede llegar a ser aún más, esto debido a que, por hábito, uno termina o guardando las cosas o simplemente exigiendo o no sabiendo cómo comunicar lo que se desea o como se desea hacerlo.

Es por esta razón que en la búsqueda constante del bienestar emocional, Funeza entiende que esta es una habilidad clave para los adultos mayores, por ello y con el objetivo de promover una educación afectiva y relaciones interpersonales saludables, nuestro programa de recuperación emocional, de la mano con nuestra tanatóloga especialista pusieron en marcha una serie de pláticas enfocadas en la obtención de esta habilidad en este sector de la población.

Por ello nos acercamos a los CECAM para poder impartir esta plática, en donde se les brindaron las herramientas y se empoderaraba al adulto mayor para que su voz tuviera peso para poder expresar tanto sus necesidades, sus gustos, opiniones y pensamientos, todo dentro del respeto mutuo, enfocándonos en construir relaciones interpersonales saludables y fuertes para su entorno.

La respuesta de los participantes fue extraordinaria, pues al sentirse en un espacio seguro y saberse escuchados sin prejuicio alguno, nos pudieron compartir emociones, anécdotas, gustos y más, todos dentro de los límites aprendidos para una sana convivencia.

Concluimos nuestras pláticas con la certeza de que la asertividad emocional no solo beneficia a los adultos mayores, sino que también enriquece el tejido social de nuestra comunidad. Invitamos a todos a continuar practicando y promoviendo esta habilidad esencial para una vida más plena y armoniosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *