¿Cómo afecta el duelo a los niños?

Duelo en niños: ¿Cómo los afecta?

Cuando perdemos a alguien significativo, distintas áreas de nuestra vida se pueden ver afectados, con los niños pasa lo mismo y en ellos los aspectos más comunes en verse comprometidos son:

  • Relaciones físicas y psicológicas: Al perder al ser querido el menor empieza con dificultades de socialización, control de esfínteres, pesadillas, insomnios y algunos trastornos del lenguaje, por ejemplo: Dislexia o tartamudeos, se complica el poder expresar de manera clara sus sentimientos, lo que provoca que sus relaciones (familiares y amistosas) se vean afectadas y lleguen a desgastarse.
  • Escuela: La pérdida puede ser un factor limitante muy grande en el menor, provocando que sus estudios en la escuela pasen a un segundo plano. Generalmente se ve relacionado con tipos de apegos adaptativos o por el contrario, que se aislen volviéndose más agresivos o detonando trastornos de ansiedad o depresión, perdiendo toda motivación.
  • Autonomía: Es común que los niños manifiesten retrocesos en su desarrollo personal, pueden empezar a ser más dependientes en cosas que ellos pueden realizar por su cuenta, volver a hábitos ya superados (apego físico, chuparse el dedo, orinar la cama, etc)
  • Ansiedad: Es probable que se manifieste un apego muy fuerte con las personas de su confianza por miedo a una nueva pérdida, generando ansiedad por separación, temor a la muerte, dificultad para estar solos, etc.

Nota importante: Si el niño tuvo una pérdida significativa del ser querido por evento traumático (como un suicidio) es muy probable que alguna de las generaciones de este niño o el mismo niño pueda detonar esta patología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *