¿Qué es la dependencia en adultos mayores?

La dependencia en esta etapa de la vida refiere a una asistencia constante debido a la incapacidad para realizar actividades básicas y cotidianas, esto debido a la pérdida de capacidades físicas, psicológicas o cognitivas.

Estos factores de riesgo se pueden dividir de la siguiente forma:

Factores físicos:

  • Limitaciones físicas: Con la edad, el organismo y sus sistemas pueden irse deteriorando, lo que conlleva a afectaciones en la fuerza, movilidad, equilibrio, resistencia, etc. Derivando en la realización de sus actividades diarias.
  • Limitaciones Sensoriales: Problemas en la vista y oído generan fricciones en las relaciones interpersonales de los adultos mayores, así como el aumento de un riesgo para su bienestar físico al momento de interactuar con su entorno.
  • Factores farmacológicos: El consumo de ciertos medicamentos puede generar un deterioro cognitivo, así como confusión y desorientación.

Factores Cognitivos:

  • Trastornos como el alzheimer, secuelas de accidentes cerebrovasculares llegan a afectar la realización de tareas básicas y cotidianas.
  • Trastornos en la salud psicológica como la depresión, psicosis, etc, merman las relaciones interpersonales del adulto mayor, así como su confianza y valor en él mismo, llegando a empeorar la salud física.

Este tipo de factores pueden desencadenar en diferentes tipos de dependencias, incluso pueden llegar a presentarse dos o más tipos de ellas en los adultos mayores. Las más comunes son:

  • Dependencia económica: Algunos adultos mayores pueden depender económicamente de familiares o programas de asistencia. Esto afecta su autonomía financiera.
  • Dependencia emocional: La soledad, la necesidad de apoyo emocional y la falta de redes sociales sólidas pueden generar dependencia emocional en esta etapa de la vida.
  • Dependencia física: La limitación en el movimiento o funcionamiento del organismo repercute en la vida diaria de los adultos mayores, por lo que en muchos casos estos dependen en gran medida de otros, ya sean familiares, servicios médicos, etc, para poder llevar a cabo sus rutinas diarias.

La prevención de la dependencia en adultos mayores es fundamental para evitar su vulnerabilidad y posibles complicaciones emocionales, mejorando así su autoestima, calidad de vida y autonomía, por ello en Funeza nos preocupamos por que brindarle las herramientas necesarias para que este sector de la población disfrute de esta etapa de la vida con la mayor calidad posible.

Conoce más al respecto en el siguiente enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *