Duelo ambiguo: qué es, en qué consiste y cómo afrontarlo

duelo-ambiguo-que-es-en-que-consiste-y-como-afrontarlo

El duelo es una experiencia universal, pero profundamente personal, que toca la vida de cada persona de manera única. Entre sus múltiples formas, el duelo ambiguo se presenta como uno de los más desafiantes y menos comprendidos, dejándonos en un estado de incertidumbre y confusión emocional.

Reconocer y nombrar esta experiencia como duelo ambiguo es un paso vital hacia la comprensión y el manejo de estos sentimientos. Es importante saber que, aunque este camino sea complicado y a menudo solitario, no hay necesidad de recorrerlo en aislamiento. Hay recursos, apoyo y estrategias disponibles que pueden proporcionar alivio y orientación.

En este viaje, cada paso, cada lágrima, cada momento de reflexión es parte de un proceso importante de sanación y crecimiento personal. A través de este artículo,  exploraremos qué es el duelo ambiguo, cómo se manifiesta, y lo más importante, cómo podemos afrontarlo con compasión y paciencia hacia nosotros mismos y hacia los demás. 

Qué es un duelo ambiguo

que-es-un-duelo-ambiguo

El concepto de “duelo ambiguo” fue introducido por la Dra. Pauline Boss, este tipo de duelo se caracteriza por la falta de una resolución clara o definitiva en torno a una pérdida, lo que genera una situación única y profundamente desafiante para aquellos que la experimentan. 

En el duelo ambiguo, a diferencia del duelo convencional donde la pérdida es concreta y reconocible,  (como la muerte de un ser querido por una enfermedad crónica), la ambigüedad de la pérdida crea un estado de incertidumbre y desorientación, pues en el convencional la familia sabe que el cuerpo ha dejado de existir y no regresará. 

En qué consiste el duelo ambiguo

en-que-consiste-el-duelo-ambiguo

Las emociones experimentadas en el duelo ambiguo son a menudo contradictorias y cambiantes y los individuos pueden sentir una mezcla de esperanza y desesperación, culpa, ira y tristeza profunda. Estas fluctúan y pueden ser abrumadoras, reflejando la incertidumbre de la situación. 

Uno de los aspectos más desafiantes es la falta de cierre emocional. Sin un evento claro de pérdida o una despedida definitiva, es difícil para las personas procesar su duelo y avanzar.

También, tiene un impacto significativo en la salud mental y puede dar lugar a ansiedad, depresión y estrés postraumático debido a la naturaleza prolongada y no resuelta de la pérdida. Además, el proceso de duelo puede volverse estancado o prolongarse indefinidamente, ya que no hay un punto claro de resolución.

Un desafío adicional es la falta de reconocimiento social, puesto que, a menudo, el duelo ambiguo no es bien entendido o reconocido por otros, lo que puede llevar a la falta de apoyo social y al aislamiento. Esto se ve agravado por la dificultad en la comunicación, ya que puede ser complicado para los demás comprender o relacionarse con la experiencia de un duelo sin una pérdida clara y definida.

Finalmente, las personas que experimentan este tipo de duelo normalmente tienen que encontrar nuevas formas de procesar y manejarlo.  Esto puede incluir la creación de nuevos rituales, la adaptación a una realidad en la que la pérdida no está claramente definida, y el desarrollo de estrategias para manejar emociones complejas y cambiantes, las cuales te diremos enseguida. 

Ejemplos de duelo ambiguo 

ejemplos-de-duelo-ambiguo

El duelo ambiguo, por su naturaleza, puede presentarse en una variedad de contextos, cada uno con sus propios desafíos y dinámicas emocionales. Estos ejemplos ilustran la amplitud y la profundidad de este tipo de duelo:

1. Desaparición de un ser querido

Cuando un ser querido desaparece sin dejar rastro, sus familiares y amigos experimentan un duelo ambiguo. No saben si la persona está viva o muerta, lo que les impide pasar por el proceso de duelo tradicional. Este tipo de situación es común en contextos de conflictos armados, desastres naturales, o desapariciones inexplicables.

Asimismo, los familiares de personas secuestradas viven en un estado de incertidumbre constante, sin saber el destino de su ser querido.

2. Enfermedades que cambian la personalidad o la identidad

Aquí, el duelo ambiguo surge cuando la persona sigue presente físicamente, pero su personalidad, memoria y las cualidades que la definían se han deteriorado. Los seres queridos deben lidiar con la pérdida de la persona que conocían mientras siguen cuidando a la que queda.

De igual manera, trastornos como la esquizofrenia grave pueden alterar drásticamente la personalidad y el comportamiento, llevando a una forma de duelo ambiguo para los familiares y amigos.

3. Relaciones interrumpidas o cambiadas

En algunos casos, un divorcio o una separación, especialmente si es abrupta o no resuelta, puede convertirse en un tipo de duelo ambiguo. Una persona puede tener dificultades para procesar la pérdida debido a sentimientos no digeridos o a la falta de cierre.

Los padres biológicos que dan a sus hijos en adopción también pueden experimentar un duelo ambiguo, al igual que los padres que pierden la custodia de sus hijos.

4. Situaciones de emigración

Las familias que se quedan atrás cuando un miembro emigra pueden experimentar un tipo de duelo ambiguo, particularmente si hay una pérdida de contacto o una incertidumbre sobre el bienestar o el retorno del emigrante.

5. Relaciones virtuales

En la era digital, las relaciones en línea pueden ser profundas y significativas, por lo que, la desaparición o el cese abrupto de la comunicación en estas puede causar duelo ambiguo.

Cómo afrontar el duelo ambiguo 

como-afrontar-el-duelo-ambiguo

Afrontar el duelo ambiguo es un desafío único que requiere un enfoque compasivo y adaptativo. Aquí, profundizamos en estrategias detalladas para manejar este tipo de duelo:

Reconocimiento y aceptación de la ambigüedad

Comenzar por reconocer que el duelo ambiguo es una forma legítima y desafiante de duelo es crucial. La aceptación implica entender que la naturaleza de este es inherentemente incierta y que puede no haber respuestas claras o finales definitivos. 

Esto puede ser emocionalmente difícil, ya que desafía nuestra necesidad natural de certeza y cierre. Una parte importante de este proceso es permitirse sentir todas las emociones que surgen – esperanza, tristeza, ira, alivio – y entender que estas respuestas son normales y válidas. Puede ser útil llevar un diario de emociones o participar en terapia para procesar estos sentimientos complejos.

Buscar y aceptar apoyo emocional

La conexión con otros es fundamental durante el proceso de duelo, esto puede incluir buscar el apoyo de amigos y familiares, pero es importante conectar con personas que puedan ofrecer una comprensión genuina o que estén dispuestas a aprender y escuchar. 

Los grupos de apoyo, ya sean en línea o en persona, pueden ofrecer un espacio donde compartir experiencias con personas que atraviesan situaciones similares. En algunos casos, la terapia con un profesional especializado en duelo puede proporcionar un apoyo invaluable. 

Igualmente, un terapeuta puede ofrecer no solo un espacio seguro para explorar los sentimientos, sino también estrategias específicas para manejar el proceso de duelo.

En Funeza, contamos con nuestro programa gratuito de podcasts  “Al Ritmo del Corazón“, el cual, es una iniciativa valiosa para quienes atraviesan este proceso, incluido el duelo ambiguo.

Los especialistas en duelos y salud mental ofrecen apoyo emocional y comparten estrategias para procesarlo de manera saludable. Estos podcasts abordan una variedad de temas relevantes y proporcionan contenido de valor que puede ayudar a las personas a entender y manejar sus emociones durante este tiempo difícil.

Crear y mantener ritmos y rutinas

crear-y-mantener-ritmos-y-rutinas

En medio de la incertidumbre, establecer y mantener una rutina diaria puede proporcionar un sentido de estructura y normalidad. Estas rutinas no tienen que ser rígidas o abrumadoras; pueden ser tan simples como elegir horarios regulares para las comidas, el ejercicio y el tiempo de descanso. 

Incluir actividades que brinden consuelo y alegría, como pasatiempos, lectura o prácticas de mindfulness, también es importante. Estas no solo ayudan a mantener una sensación de orden, sino que también ofrecen momentos de alivio y relajación.

Expresión de emociones

Encontrar maneras de expresar emociones es vital en el duelo ambiguo. Esto puede ser a través de la escritura, el arte, la música o incluso la actividad física. La escritura, en particular, puede ser terapéutica; escribir cartas al ser querido que nunca se enviarán, mantener un diario de emociones o componer poesía puede ayudar a procesar sentimientos complejos. 

La expresión creativa, como pintar o dibujar, también ofrece una vía para externalizar emociones que pueden ser difíciles de verbalizar.

Desarrollo de la resiliencia y el auto-cuidado

El autocuidado es esencial para manejar el duelo ambiguo. Esto incluye cuidar la salud física – una alimentación equilibrada, ejercicio regular y suficiente descanso – y también atender las necesidades emocionales y espirituales. 

Prácticas como la meditación, la atención plena y la yoga pueden ayudar a manejar el estrés y a fomentar un estado de calma interna. Además, actividades que refuercen la resiliencia, como pasar tiempo en la naturaleza, practicar hobbies gratificantes o conectar con amigos y seres queridos, son importantes para mantener un equilibrio emocional.

Crear nuevos rituales de despedida y recuerdo

crear-nuevos-rituales-de-despedida-y-recuerdo

En el duelo ambiguo, los rituales tradicionales de duelo a menudo no son aplicables o suficientes, por lo que, crear nuevos y personalizados puede ser una forma poderosa de honrar la relación con el ser querido y reconocer la pérdida. 

Esto puede variar desde encender una vela en fechas significativas, crear un álbum de recuerdos, hasta establecer un día para celebrar la vida del ser querido. Estos rituales ayudan a mantener una conexión con la persona, proporcionando al mismo tiempo un medio para procesar la pérdida.

Reconfigurar la relación con el ser querido

Mantener una conexión con el ser querido en medio del duelo ambiguo puede ser un proceso delicado. Puede ser útil encontrar maneras de honrar y recordarlo mientras se acepta la nueva realidad. Esto podría incluir hablar sobre ellos con amigos y familiares, compartir anécdotas o incluso establecer un diálogo interno donde se expresen pensamientos y sentimientos hacia ellos. 

Este enfoque ayuda a mantener una relación significativa con el ser querido, aunque su presencia física o psicológica haya cambiado o ya no esté.

Educación y concientización

Comprender más sobre el duelo ambiguo puede proporcionar una mayor perspectiva y herramientas para afrontarlo. Participar en talleres, leer libros o artículos, y unirse a grupos de discusión puede ser útil. Estas actividades no solo ofrecen información valiosa, sino que también pueden brindar consuelo al saber que otros están experimentando situaciones similares.

Encontrar significado y crecimiento personal

encontrar-significado-y-crecimiento-personal

Aunque desafiante, el duelo ambiguo puede ofrecer oportunidades para el crecimiento personal y la introspección. Reflexionar sobre lo que la experiencia ha enseñado y cómo ha cambiado la perspectiva de uno puede ser un componente importante del proceso de curación. 

Encontrar sentido en la experiencia, ya sea a través de ayudar a otros, involucrarse en causas relacionadas o simplemente ganar una nueva comprensión de la vida, puede ser un paso poderoso hacia la recuperación.

Conclusión

El camino a través del duelo ambiguo es un viaje íntimo y desafiante, marcado por la incertidumbre y una gama compleja de emociones. A medida que cada persona navega a través de este paisaje emocional, es esencial recordar que, aunque puede ser solitario, hay recursos y apoyo disponibles que pueden proporcionar consuelo y guía.

La clave para manejar el duelo ambiguo radica en la aceptación de su naturaleza incierta y en encontrar formas personalizadas de procesar y honrar la pérdida. Esto puede incluir desde buscar el apoyo de amigos y familiares, hasta participar en grupos de apoyo y buscar la orientación de profesionales especializados. 

En este sentido, programas como el ofrecido por Funeza, reflejan el tipo de apoyo especializado que puede ser beneficioso.

Es importante recordar que afrontar este no es un proceso lineal ni un camino con un destino claro. Más bien, es una serie de pasos, algunos hacia adelante y otros hacia atrás, en el viaje personal hacia la comprensión y la sanación. Cada experiencia de duelo es única y, como tal, merece un enfoque que respete su singularidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *